martes, 3 de mayo de 2016

KIT KAT CHEESECAKE

¡Hola, hola y requetehola!

Aaaaaay que feliz estoy. Estoy taaaaan contentaa. Acabo de hacer el descubrimiento del siglo. La madre de las tartas de queso. La reina de las cheesecakes deliciosas. La cheesecake de kitkat. Todo chocolate boooooooooooom. Es una verdadera bomba, una muerte deliciosa, para los amantes del kitkat, la oreo y sobre todo, el chocolate. Es una mezcla perfecta, idónea, la receta suprema. Y todo ello fruto de mi despiste (por no comprar las cosas que hacen falta), y del azar. Así que con todo  mi amor, aquí está este experimento exitoso. Vamos con la receta.


Para la base del cheesecake (molde de 20 cm):

-154 gr de oreo (aproximadamente un carruchón).
-55 gr de mantequilla sin sal.

1) Para hacer la base, lo primero que tenemos que hacer es triturar las galletas oreo, ya sea en una picadora o aplastándolas con un rodillo a mano, hasta que queden unos trocitos muy muy pequeñitos, como si fuese harina.
2) Una vez que tengamos las galletas bien trituraditas, derretimos la mantequilla en el microondas en tandas de 15 segundos y una vez derretida la agregamos a las oreo trituradas y mezclamos muy muy bien para que todo se impregne de la mantequilla. Sabremos que la base está lista cuando la presionar un poco con la cuchara quede compacta.
3) Ahora, una vez que hallamos forrado nuestro molde con papel vegetal por abajo (para desmoldar mejor más tarde), vertemos la oreo y hacemos la base presionando la galleta hasta que quede bien compacta y lisita (os podéis ayudar de una cuchara o un vaso). Reservamos en el frigorifico para que quede más compacto.

Una vez preparada la base, es hora de preparar la masa de nuestro cheesecake. Para ello necesitaremos:
-400 gr de queso crema tipo philadelphia (no vale light, cuidadín).
-3 huevos.
-125 gr de azúcar blanco.
-200 gr de chocolate semi amargo, o negro.
-1 cucharada de maizena (o en el caso de que no tengáis,
-1 paquetito de kitkat (de los 3 que vienen en un paquete).

Vamos a ello:
Precalentamos el horno a 160º C, calor arriba y abajo (150 º si es ventilador):
1) En un bol echamos el queso crema y lo batimos durante 1 minuto. A continuación agregamos el azúcar y los huevos y batimos.
2) Derretimos el chocolate en el microondas en tandas de 30 segundos y siempre removiendo para que no se queme. Una vez ya esté bien derretido lo añadimos a la mezcla y batimos bien, pero no en exceso. Para que el cheesecake quede planito, no se baje ni se agriete durante el horneado, uno de los factores importantes es el tiempo de batido, recordad no pasaros, solo batid hasta que esté todo homogéneo.
3) A continuación, agregamos la cucharada de maizena y batimos. Agregamos el paquetito de kitkat troceado.
4) Echamos la masa al molde, (mejor si es desmontable), damos unos golpecitos y al horno a 150º C (140º C si es ventilador), durante una hora aproximadamente. El tiempo de horneado también es un factor crítico en un buen cheesecake. Después de haber pasado una hora, apagamos el horno y dejamos el cheesecake reposar una media hora más. Una vez pasada la media hora, abrimos un poco la puerta del horno para que se escape el calor. Después de esto ya podemos sacar nuestro cheesecake.
5) Ahora lo que debemos hacer meterlo en la nevera mínimo 5 h, pero lo mejor es dejarlo toda la noche.

Cuando nuestro cheesecake haya reposado en la nevera y esté fresquito, es hora de preparar la salsa de chocolate y caramelo. Necesitaremos...

-100 ml de nata para montar.
-125 gr de chocolate con leche NESTLÉ
-60 ml de salsa de caramelo o toffee (que a su vez se hace calentando 100 gr de azúcar blanco hasta el punto de caramelo, sin remover. Después se le añaden 80 ml de nata caliente, cuidado que hierve y para finalizar 25 gr de mantequilla).

1) Ponemos la nata a calentar hasta que hierva.
2) Troceamos el chocolate en un bol y echamos la salsa de caramelo. Agregamos la nata hirviendo. Dejamos reposar un minuto y a continuación removemos hasta que se derrita todo el chocolate.

Para finalizar nuestra tarta, la sacamos de la nevera, la desmoldamos con mucho cuidadito y con la ayuda de una espátula, troceamos los otros dos paquetitos de kitkat que faltaban, los echamos por encima y vertemos la salsa de chocolate y caramelo.


Y listo, a disfrutar de este placer para el paladar. Debéis conservar la tarta en la nevera para que esté bien bien fresquita. Espero que os haya gustado la receta, que os unáis a mi blog y si tenéis alguna duda me la pongáis en los comentarios.


Un besito y hasta pronto.

Alba.



lunes, 11 de abril de 2016

CUPCAKES SELVA NEGRA SIN GLUTEN

¡Hola, hoooolaaa!

¿Qué tal? Llevo ya un tiempo sin aparecer... lo siento pero no he tenido tiempo jijiji. Hoy os traigo una receta gluten free, porque todos tenemos derecho a disfrutar de algo dulce, y me dije ¿por qué no experimentar una receta sin gluten? La verdad es que esta receta ya la tengo bastante tiempo redactada para subirla al blog, pero entre unas cosas y otras... pero bueno, más vale tarde que nunca, ¿verdad? Nunca había hecho ni probado alimentos sin gluten, y creía que los cupcakes iban a quedar hechos un mazacote jajaja, pero no, al fin quedaron super esponjositos y chocolateados, y lo más importante, apto para todos los consumidores. Espero que os guste, vamos con la receta...


Ingredientes para 15 cupcakes (sin gluten):
-60 gr de cacao en polvo puro VALOR
-60 gr de almidón de maíz MAIZENA
-180 gr de azúcar blanco
-230 gr mantequilla pomada
-250 gr de chocolate negro VALOR
-4 huevos M y una yema más
-1 cucharadita de bicarbonato de sodio

Preparación:

1) Lo primero que tenemos que hacer es preparar el molde para cupcakes con las capsulitas y precalentar el horno a 180º C.
2) En un cazo, derretimos el chocolate negro Valor troceado con la mantequilla a fuego lento. Una vez derretido dejamos templar.
3) Por otro lado, en un bol batimos los huevos, las yemas y el azúcar hasta que blanqueen. Después añadimos el chocolate derretido con la mantequilla y removemos suavemente hasta que quede integrado.
4) Por último, tamizamos sobre la masa el cacao el polvo, la maizena y la cucharadita de bicarbonato. Mezclamos todo muy bien hasta que la masa sea homogénea.
5) Repartimos la  masa entre los capacitos o capsulitas. Nunca debemos llenar el molde más de 3/4 (yo los llené por la mitad).
6) Horneamos 20-30 minutos a 180º C.

Mientras tanto vamos a preparar lo que necesitamos para almibararlos y decorar.

Para decorar los cupcakes necesitamos:
-300 ml de nata para montar (sin gluten).
-100 gr de chocolate negro valor.
-1 bote de cerezas en almíbar.

Para preparar el almíbar, solo tenemos que escurrir las cerezas y usaremos su propio almíbar.
Una vez estén listos los cupcakes los dejamos enfriar en una rejilla y aún calientes los pincelamos con el almíbar de cereza.

Mientras enfrían vamos a montar la nata. para tanto la nata como los utensilios deben estar muy fríos (yo lo que hago es meterlo todo en el congelador 15 minutos antes y luego lo saco).
Montamos la nata y añadimos azúcar al gusto (cuando esta esté a medio montar). Si veis que tenéis problemas al montar la nata, podéis usar un sobre de estabilizador de nata, que lo venden en la mayoría de los supermercados (esto hará que aguante más y no se baje).

Ahora es la hora de decorar los cupacakes. Primero rallamos con un pelador de patatas los 100 gr de chocolate negro, haciendo virutas de chocolate.

Cogemos el cupcake, y con una manga rellena de nata con boquilla de estrella biert (1M o 2D de Wilton) hacemos un copetito muy alto. A continuación, echamos virutas de chocolate por encima y finalmente coronamos el cupcake con una cereza.

Y aquí tenéis estos deliciosos cupcakes selva negra apto para celíacos. Espero que os gusten. Si tenéis dudas, abajo en los comentarios.

Un besazo enorme y hasta la próxima.

Alba

martes, 22 de marzo de 2016

TARTA DE CAFÉ CON BUTTERCREAM DE FRESAS Y NATA

¡Hola hoooolaa!

¿Cómo estáis chic@s? Hoy os traigo una receta deliciosa que me ha encantado, y es que su sabor me recuerda tanto a las fresas con nata, pero con un chispazo de café, no sé si me entendéis. Esta tarde se queda en el top de mis favoritas desde ahora. Es perfecta para los amantes del café, pero además tiene el toque dulzón de las fresas con nata (que a mí personalmente me mata... jijiji). No me enrollo más, vamos con la receta...



Ingredientes para el bizcocho (molde de 20 cm x 7,5 cm):
-180 gr de harina de repostería
-170 ml de aceite de girasol
-150 gr de azúcar moreno
-60 gr de azúcar blanco
-1 cucharada de miel
-3 huevos M  (o 2 huevos L)
-80 ml de café recién hecho
-2 cucharaditas de levadura ROYAL
-1 pizca de sal

Preparación del bizcocho:

1) Lo primero que haremos será precalentar el horno a 180º C y engrasar bien el molde, bien con spray desmoldante, bien con mantequilla y harina.
2) En un bol, vertemos el aceite y los dos tipos de azúcar y removemos bien. A continuación, vamos agregando los huevos uno a uno, esperando a que se mezcle bien el primero antes de añadir el siguiente. Añadimos también la cucharada de miel y mezclamos.
3) Encima del bol, con un colador tamizamos la harina, la levadura y la sal. Mezclamos bien todos los ingredientes.
4) Finalmente, añadimos el café y removemos muy bien, hasta que todo sea homogéneo. Quedará una mezcla algo líquida.
5) Metemos en el horno aproximadamente de 30 a 40 minutos a 180º C, hasta que al meter un palillo salga limpio.
6) Sacamos del horno, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Mientras tanto, vamos a hacer el almíbar y la crema.

El almíbar en muy fácil de hacer. En un cazo ponemos a calentar 100 ml de agua, 100 ml de azúcar moreno y dos cucharadas de café soluble hasta ebullición y apartamos. Reservamos para más adelante.

Ahora vamos con la crema. Para ello necesitaremos...
-380 gr de mantequilla sin sal pomada
-400 gr de azúcar glass
-5 cucharaditas de nata para montar
-2 cucharadas de pasta de fresa (yo usé la de la marca HOME CHEF)
-2 cucharaditas de colorante rosa

Preparación de la crema:
1) En un bol, batimos la mantequilla con la batidora durante 8 minutos, parando en el minuto 4 para recoger la crema de los bordes. Tiene que volverse blanquecina y esponjosa, como un helado.
2) Agregamos el azúcar glass previamente tamizado. Batimos durante 6 minutos más, hasta que esté bien integrada.
3) Añadimos las cucharadas de nata, la fresa en pasta y el colorante en pasta (de este una pizquita hasta que queramos el color deseado). Batimos durante 5 minutos más y tendremos una crema deliciosa.

Ahora vamos rellenar y decorar la tarta...

1) Cogemos el bizcocho ya frío, lo cortamos por la mitad (o hacemos tres capas, lo que prefiráis) y almibaramos las capas.
2) A continuación lo rellenamos de crema y lo cubrimos con una pequeña capa, la llamada capa atrapa-migas, que ya podéis imaginar para lo que sirve. Metemos la tarta en la nevera 5 minutos.
3) Rellenamos una manga pastelera con una boquilla de estrella abierta (yo usé la 1M de wilton, que es perfecta para hacer este tipo de decoración). Ahora cogemos la tarta, y por los lados en la parte de abajo vamos haciendo rosas, de dentro hacia fuera, del tamaño que queramos. Luego seguimos una fila más arriba. También decoramos de la misma forma la parte de arriba de la tarta, todo con rosas. Si queda algún huequecito, siempre puedes hacer una estrellita con la manga.



Y ya la tenéis lista. una tarta preciosa, sencilla, muy elegante y a la vez muy fácil. Espero que os haya gustado, si tenéis alguna duda dejarla en comentarios.

Un beso y gracias por estar ahí. Os super quierooo.

Alba

domingo, 6 de marzo de 2016

ROSQUILLOS MANCHEGOS

¡Hola, hoooooola!

¿Qué tal tod@s? Ya está aquí casi la semana santa. Ya se oyen a las bandas ensayar por las calles y ya está todo casi preparado. También va siendo hora ya de ir preparando esos dulces tan típicos que siempre hacemos en vísperas de esta época. Así que, como ya me lo habéis pedido, os voy a compartir una receta muy especial, la receta de los rosquillos manchegos de mi yaya. Espero que os gusten a todas, vamos con la receta...



Para unos 60-70 rosquillos (podéis dividir o doblar los ingredientes si queréis hacer más o menos)

-250 ml de aceite de oliva ya FRITO (poneís el aceite en una sartén o cazo y lo calentáis hasta que esté frito)
-500 gr de azúcar blanco
-1-1.250 kg de harina de repostería (la que admita, pues tiene que ser una masa blandita, pero no pegajosa)
-La ralladura de un limón
-El zumo de un limón
-4 papelillos o sobres de gaseosa (cuando digo 4 quiero decir dobles osea que cada sobre tiene dos partes, la de color y la blanca, pues las dos cuentan como un sobre)
-1/2 sobre de levadura ROYAL
-90 ml de leche ENTERA
-6 huevos M
-1 1/2 cucharada de anís

¿Todo listo? Pues haceros o bien con un bol bien bien grande, o con un barreño pequeño y vamos allá.

1) En el recipiente donde vayáis a hacer la masa echamos los huevos con el azúcar y batimos enérgicamente hasta que estén bien blanquitos.
2) A continuación, añadimos el aceite frito, la leche y mezclamos. Después añadimos la ralladura y el zumo de un limón y el anís.
3) En otro bol tamizamos el harina, la levadura y los sobres.
4) Después vamos añadiendo poco a poco los ingredientes secos a los húmedos y vamos mezclando con una espátula hasta que ya tengamos que comenzar a amasar con las manos. Al principio la masa es muy muy pegajosa, pero no añadáis más de 1.250 kg de harina, pues os saldrán unos rosquillos muy duros. Cuando veáis que se pega menos, enharinamos la mesa y trabajamos ahí la masa de 15 a 20 minutos, hasta que se vuelva blandita y lista, pero no se pegue. No añadáis más harina de la que os recomiendo, porque si no los rosquillos se os quedarán como una piedra.
5) Y ahora tenéis dos opciones para preparar los rosquillos:
-O bien lo hacéis como yo, que usé un cortador de donuts, porque se tarda menos y salen más perfectos y bonitos. Si utilizáis el cortador, dividimos la masa en dos partes y luego una de las partes en otras dos. Reservamos la otra parte para después. A continuación, estiramos una parte pequeña, más o menos de 2 cm de grosor y después estiramos la otra parte pequeña con el mismo grosor. Después, ponemos una masa estirada sobre la otra, y con el cortador de donuts bien enharinado para que no se peguen, vamos haciendo los rosquillos. Es una forma muy rapida y sencilla. Después volvemos a reamasar, a hacer dos partes la masa, se alisan cada una, se pone una encima de la otra y se hacen más rosquillos. No se desperdicia nada ¿eh? los agujeros se reamasan también.
-O bien como se ha hecho toda la vida, una vez que tengáis la masa lista, vais haciendo bolitas del tamaño de una pelota del pin pon. Cuando tengáis ya bastantes bolitas cogemos dos, ponemos una encima de la otra, las aplastamos un poco con los dedos pulgares y hacemos un agujerito en el centro. Y así con todas.
6) Una vez que ya tengamos todos los rosquillos formados, ponemos bastante aceite a calentar en una olla o sartén onda, siempre a fuego medio-bajo.
7) Para saber que el aceite está en su punto, cogemos un pellizquito de pasa y lo echamos al aceite. Tiene que hundirse y luego salir a la superficie. Entonces estará listo.
8) Vamos echando los rosquillos y los vamos friendo bien, a fuego bajo, para que no se quemen ni les salga poyo por dentro (en mi pueblo, se dice que un rosquillo tiene poyo cuando no se ha terminado de hacer por dentro), aunque a mí también me gustan jijiji. Cuando estén ya bien doraditos los sacamos y dejamos que escurran el aceite en una bandeja con papel de cocina.
9)Preparamos un recipiente con azúcar y canela y, aún calientes, rebozamos los rosquillos.



Y listos, podéis conservarlos en bolsas para congelar alimentos, en tappers o como toda la vida se ha hecho, en una olla bien cerrada.

Espero que os haya gustado la receta y que la compartáis conmigo.

Un beso y gracias por estar ahí.

Alba.

jueves, 3 de marzo de 2016

TARTA DE LA ABUELA

¡Hola, hoooooola!

¿Qué tal tod@s? Hoy os traigo una receta en honor a nuestras abuelas, pues es una tarta muy sencillita pero que a la vez está deliciosa. Y es en honor a las abuelas porque, por lo menos a mí, me la hacía la mía, y me recuerda mucho a ella.
Es una tarta muy fácil y económica y posiblemente la podéis hacer con lo que tenéis por casa.
Además, lleva chocolate, por lo cual... (mmmmmmmmmm CHOCOLATE)... ¡es perfecta!




Ahí vamos con la receta...

Esta tarta es mejor hacerla en un molde rectangular, pero como yo no lo tenía a mano, lo hice en uno redondo, pero vamos, que lo mismo da.

Ingredientes para un molde de 20 cm de diámetro:

*Para la crema de chocolate:
-280 gr de chocolate para fundir NESTLÉ POSTRES
-175 gr de azúcar blanco
-75 ml de nata para montar con un 35% de materia grasa.
-260 gr de mantequilla pomada
-3 huevos M (o 2 huevos L)

*Para la crema pastelera:
-250 ml de leche ENTERA
-80 ml de azúcar blanco
-3 yemas de huevos M (o dos yemas de huevos L)
-2 cucharaditas de pasta de vainilla CHEF DELICE
-25 gr de fécula de maíz (MAIZENA)

*Para la tarta:
-La crema de chocolate
-2 carruchones de galletas (cuadradas, tostarica... las que prefiráis)
-1 tazón grande de leche calentita
-75 ml de café recién hecho
-1 cucharadita de ron (si la tarta es para que coman los niños, evitad el ron)


Pues vamos allá.

Preparación:
1) Lo primero que tenemos que hacer es preparar el molde. Yo usé uno desmontable. Ponemos papel vegetal y reservamos.
2) Después, derretimos el chocolate al baño maría y reservamos hasta que esté templado. Reservamos 3 o 4 cucharadas en una manga para la decoración. Montamos los 75 mililitros de nata y reservamos.
3) En un bol, separamos las claras de las yemas.
4) Añadimos una pizquita de sal a las claras para que monten mejor y las montamos al punto de nieve. Cuando estén bien montadas, añadimos el azúcar en forma de lluvia y batimos hasta conseguir un merengue. Reservamos.
5) En el bol donde tenemos las yemas, añadimos la mantequilla pomada y batimos hasta mezclar ambos ingredientes hasta que sea homogénea.
6) A continuación, agregamos a la mezcla de yemas y mantequilla el chocolate (¡ojo! deber estar templado), y mezclamos hasta que todo esté homogeneo.
7) Finalmente, vamos agregando a la crema el merengue que teníamos reservado, poco a poco, con movimientos envolventes para que no se baje.
8) Después vamos a hacer la crema pastelera. En un cazo calentamos la leche junto con la vainilla hasta que hierva, retiramos. En un bol mezclamos el azúcar, las yemas y la maizena. Vertemos en el bol 1/3 de la leche y removemos muy deprisa para que no se cuaje el huevo. Vertemos esta mezcla al resto de la leche y ponemos en el fuego a media potencia hasta que espese. Retiramos, vertemos en un bol, le ponemos film transparente pegado a la crema para que no haga costra y dejamos enfriar.

Ya tenemos lista la cremas (la de chocolate y la pastelera, que ha debido enfriar), así que vamos a comenzar con la tarta:
(Reservamos 4 o 5 cucharadas de crema de cacao para cubrir la tarta al final).


1) Vertemos el café (y el ron) en un tazón de leche calentita (que no queme, sino las galletas se os romperán enseguida), y vamos mojando las galletas y colocándolas en el molde lo mejor que podamos para que no queden huequecitos.
2) Agregamos 3 o 4 cucharadas de crema de chocolate y la repartimos bien. Mojamos más galletas y las vamos colocando hasta tapar todos los huecos.
3) Echamos 3 cucharadas de crema pastelera y repartimos bien. Colocamos más galletas mojadas (no las mojéis mucho porque se pueden romper) y vamos intercalando una capa de crema de chocolate (galletas) y otra de crema pastelera hasta que no tengamos cremas (recordad que debéis haber reservado parte de la crema de chocolate para decorar.
4) Una vez que ya hayamos hecho todas las capas, tapamos el molde con film transparente y lo dejamos en la nevera toda la noche, o como mínimo 4 horas.
5) Después de este tiempo, pasamos un cuchillo por los laterales del borde para asegurarnos de que no se ha pegado mucho la tarta y desmoldamos.
6) Con la crema de chocolate que habíamos reservamos cubrimos la tarta por completo.
7) Calentamos el chocolate que teníamos en la manga (bien al baño maría, bien en el microondas) y hacemos la decoración que queramos...




Y aquí la tenéis, la tarta de mi abuela. La verdad es que está deliciosa, a mí es que me pierde el dulce, pero es que es tan sencilla y a la vez tan uuummmmmmmmmm.



Espero que os haya gustado la receta y que la probéis prontito, a vuestros niños y familiares les va a encantar.

Gracias por estar ahí, un beso.

Alba




domingo, 21 de febrero de 2016

TARTA DE NATA Y LIMÓN

¡Hola, holaaaaaaaa¡

¿Que tal tod@s? Hoy os traigo una receta de una tarta que por lo que veo os ha encantado y me la habéis pedido muchísimo. Aquí os traigo la receta de la tarta de nata y limón. Un riquísimo pastel de limón con cobertura de nata y sabor a limón y además con una decoración monísima, con las famosas boquillas rusas (que podéis adquirir en aliexpress o marialunarillos.com).





No me enrollo más, vamos con la receta (para hacerla

Ingredientes para el bizcocho (molde de 22 cm):

-3 vasos de yogur de harina de repostería
-1 vaso de yogur de azúcar blanco
-1 vaso de yogur de azúcar moreno (aportará más esponjosidad)
-1 vaso de yogur de aceite de girasol
-2 yogures de limón
-Ralladura y zumo de 1 limón.
-3 huevos M (o 2 huevos L)
-1 vasos de yogur de nata para montar.
-1 1/2 cucharadita de levadura tipo ROYAL
-1 cucharadita de vainilla en pasta (yo usé la de HOME CHEF)
-2 pizquitas de sal (por separado)
-1 cucharadita de pasta de limón (yo usé la de HOME CHEF)

¿Todo listo? Pues vamos con la masa...

1) Lo primero que tenemos que hacer es preparar el molde con papel vegetal y spray antiadherente (en el caso de no tener el spray se puede engrasar con mantequilla o aceite y una poquita harina). Precalentamos el horno a 180 º C.
2) En un bol separamos las claras de las yemas.
3) Montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y reservamos.
4) En el bol de las yemas, batimos estas con los dos tipos de azúcar hasta que blanquee. Después incorporamos el aceite de girasol. Incorporamos la nata, los dos yogures de limón y la pasta de vainilla y de limón y batimos hasta que la masa sea homogénea. Añadimos también la ralladura y el zumo de limón y batimos.
5) A continuación tamizamos la harina, la levadura y la otra pizquita de sal. Incorporamos los ingredientes secos a los húmedos y mezclamos hasta que la masa sea homogénea.
6) Finalmente agregamos las claras montadas a punto de nieve y mezclamos con movimientos envolventes para que no se nos baje.
7) Vertemos la masa en el molde, damos unos golpecitos para que se iguale la superficie y metemos en el horno a 180 º C durante 40 minutos (calor arriba y abajo) o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio. Si teneis horno con ventilador lo ideal es cocer la masa a 170 º C.
8) Una vez pasado este tiempo, sacar el bizcocho y dejarlo reposar 10 minutitos en el molde. Después, desmoldáis el bizcocho y lo dejais enfriar por completo en una rejilla.

Vamos mientras tanto con la cobertura:

Ingredientes para la cobertura:
-700 ml de nata vegetal (yo usé el chantypack de la marca PURATOS)
-90 gr de azúcar glass.
-2 cucharaditas de pasta de limón (yo usé la de HOME CHEF)

1) En un bol montamos la nata. Cuando esté a medio montar incorporamos el azúcar glass en forma de lluvia. Después incorporamos la pasta de limón y montamos del todo.
2) Reservamos la mitad de la masa para hacer la decoración y con la otra mitad rellenaremos y cubriremos el bizcocho.

Para la decoración del bizcocho:
-350 ml de nata que habíamos reservado
-Colorantes en pasta al gusto (yo usé rosa fucsia, amarillo y azúl de la marca SUGARFLAIR)
-4 mangas pasteleras desechables
-Boquillas rusas (yo usé la del nº 15, nº 10 y sin número, os dejo la foto más abajo)
-Boquilla de hoja (os dejo la foto más abajo).





Montaje y decoración de la tarta:
1) Lo primero es preparar el almíbar que hará que nuestro bizcocho esté más jugoso aún. En un cazo ponemos 100 ml de agua y 100 gr de azúcar blanco. Lo dejamos hasta ebullición, retiramos del fuego y dejamos templar.
2) Cortamos el bizcocho en dos o tres capas (yo solo lo corté por la mitad).
3) Preparamos la base donde vayamos a presentar la tarta. Echamos un poquito de nata para que el bizcocho no se mueva. Ponemos la primera capa, almibaramos, echamos la capa de nata, ponemos la segunda capa y almibaramos (si hubiera una tercera, echamos la segunda capa de nata, ponemos la tercera capa y almibaramos). Después cubrimos la tarta por completo con una capa generosa de nata, intentando dejarla lo más lisita posible.
4) Para hacer las rosas, preparamos 3 boles pequeños y en cada uno echamos 100 ml de la nata que teníamos (3 o 4 cucharadas soperas) y para hacer el rosa echamos el colorante tal cual, muy poquito y mezclamos hasta obtener el color deseado; para hacer el morado, un poquito de colorante rosa y otro poquito de colorante azul y mezclamos; y para hacer el naranja, echamos un poquito de colorante rosa y otro poquito de amarillo hasta obtener el color que queramos. Rellenamos las mangas con una boquilla cada una, y ya están listas.
5) Para las hojas, echamos 3 cucharadas de nata en otro bol, y echamos un poquito de colorante azul y amarillo, hasta obtener un verde clarito. Ponemos la boquilla dentro de la manga y echamos 1 cucharada de la mezcla que tenemos, "manchando" un poquito la manga. Después, en la mezcla echamos más azul y amarillo, para conseguir un color más oscuro y rellenamos la manga. Esto dará más realismo a nuestras hojas.

Y vamos entonces a decorar... es super fácil, solo teneis que ir apretando las mangas e ir haciendo flores formando una corona. Después, en los huequecitos, por dentro y por el borde de fuera vamos haciendo las hojitas.

¡Y listo! Os quedará la tarta más romántica que podríais imaginar, fina y elegante y además, deliciosísima.

Y ya está todo, espero que la hagáis y que os guste tanto como a mí y se la regaléis a vuestra, madre, abuela, hermana, hermano, padre, tía, sobrina, sobrino... a toda la familia jijiji.


Un besazo y gracias por estar ahí...

Alba


jueves, 18 de febrero de 2016

TARTA SELVA NEGRA

¡Hola, holaaaaaaa!

¿Qué tal estáis? Espero que bien. He estado un pelín ausente, pero vamos es lo que tiene la universidad... trabajos, trabajos y más trabajos.

Hoy os traigo una receta súper hiper mega deliciosa que me habéis pedido muchas: la tarta selva noir grrrr. Y es que es una tarta tan deliciosa, esponjosa y suave que la hice una vez y me encantó, así que decidí que sería la tarta oficial día de mi cumpleaños (que fue ayer jijiji).

Os tengo que decir que esta versión propia de la tarta selva negra no lleva kirsch (licor de cereza), que es lo que se usa para emborrachar los bizcochos, ni cerezas negras, más que nada porque no he encontrado ni una cosa ni la otra. Pero vamos, que es lo que más se le parece y la verdad que está super deliciosa, ya os lo digo. Pues no me enrollo más, vamos con la receta...


Lo primero que tenemos que hacer es precalentar el horno a 180 º C y preparar 2 moldes de 24 cm engrasados y con papel de horno.
Una vez hecho esto, comenzamos con los ingredientes...

Ingredientes para dos moldes de 24 cm de diámetro:
-4 tazas de harina de repostería
-3 1/2 tazas de azúcar blanco
-1 1/2 taza de cacao puro en polvo VALOR 
-2 cucharaditas de levadura
-2 cucharaditas de bicarbonato
-1/2 cucharadita de sal
-5 huevos
-2 tazas de buttermilk
-2 tazas de aceite de girasol
-1/2 taza de café bien caliente recién hecho.
-2 cucharaditas de extracto de vainilla.

Comenzamos con los bizcochos:

1) Lo primero que tenemos que hacer es preparar la buttermilk si no tenemos (llenamos dos vasos de leche iguales y les añadimos a cada uno dos cucharaditas de vinagre blanco). Debemos dejarlo reposar de 10 a 15 minutos. Después veremos que está listo cuando tenga como grumitos. Esto quiere decir que se ha cortado la leche y que está listo. No da sabor a la masa pero si consigue que tenga más esponjosidad.
2) En un bol tamizamos la harina, el cacao, la levadura, el bicarbonato y la sal y reservamos.
2) En otro bol batimos el aceite y el azúcar y después añadimos los huevos uno a uno hasta que la mezcla sea homogénea. 
3) Ahora, añadimos a esta mezcla la mitad de los ingredientes secos tamizados y un vaso de buttermilk y después la otra mitad de los ingredientes secos y el otro vaso de buttermilk y la esencia de vainilla. Mezclamos solo hasta que se mezcle, porque si batimos demasiado puede tensarse el gluten de la harina y se nos quedará un bizcocho muy muy duro. Finalmente, añadimos la media taza de café recién hecho y caliente y mezclamos hasta que se mezcle.
4) Rellenamos los dos moldes y los metemos al horno. Deberán estar entre 40-50 minutos cociendose en el horno. Sabréis que están listos cuando al pincharlos con un palillo este salga limpio. Pero cuidado, no abráis el horno antes de las 3/4 partes del horneado, sino se os bajarán los bizcochos.
5) Al ver que ya están listos sacamos del horno, los dejamos 10 minutos en el molde y después los desmoldamos y dejamos que se enfríen sobre una rejilla. 

Mientras los bizcochos se enfrían, podemos ir montando la nata. Para ello necesitaremos:
-1 litro de nata para montar muy fría con más de un 35% de materia grasa (y si tenéis nata vegetal mejor que mejor)
-250 gr de queso de untar tipo philadelphia.
-Azúcar glass al gusto.

Preparación:

1) En un bol (mejor si está frío) echamos 1 litro de nata para montar (mejor si la habéis tenido bastante tiempo en la nevera) y con las varillas comenzamos a montarlo a una velocidad media. 
2) Después, cuando veamos que va cogiendo cuerpo, añadimos a cucharadas los 250 gr de queso de untar (no tiene que ser light, ese no vale). 
3) Finalmente, añadimos el azúcar glass al gusto. Veremos que la nata está bien montada de dos maneras, si al batirla comienza a hacer surcos amarillentos con las varillas y si cuando está montada le dais la vuelta al bol y no cae (cuidado con la ultima prueba, no la liéis jajaja). Debemos rellenar una manga pastelera entera de nata para la decoración final y reservarla.

Montaje de la tarta y la decoración
Para esto necesitaremos:
-Los bizcochos (cortados ambos por la mitad, por lo que nos saldrán 4 capas).
-La nata montada
-200 gr de chocolate VALOR rallado (una tableta, yo lo rayé con un pela patatas y se hacen virutitas).
-2 botecitos de cerezas rojas en almíbar (si encontráis negras mejor).

1) Lo primero que tenemos que hacer es con un colador quitar el almíbar a las cerezas hasta que estén bien escurridas (no tiréis el almíbar que nos va a hacer falta).
2) Ahora con el propio almíbar de las cerezas lo que vamos a hacer es calentarlo en el microondas.
3) Con la manga pastelera rellena de nata hacemos un copetito en medio de la base donde vayamos a presentar la tarta. Ahora colocamos sobre ella la primera capa de bizcocho, la almibaramos con el almíbar de las cerezas, la rellenamos de nata y les ponemos algunas cerezas entre la nata. Ponemos la segunda capa de bizcocho, la almibaramos, rellenamos de nata y ponemos cerezas y así hasta que pongamos la última capa de bizcocho. La última capa también debemos almibararla.
4) Cubriremos la tarta con una capa finita de nata, la capa "atrapamigas" y meteremos la tarta en el frigo media hora.
5) Después sacamos la tarta y la cubrimos con una capa generosa de nata.
6) Con el chocolate rallado Valor (yo usé la tableta que tiene un 70% de cacao) espolvoreamos arriba hasta cubrir la capa superior, dejando un margen de nata en el borde para la decoración. También cubrimos las paredes con el chocolate rallado.
7) Después, con la manga pastelera hacemos la decoración que más nos guste, yo opté por una sencillita, pero podéis decorar la tarta por abajo también. Para terminar la tarta, hacemos  8 o 10 copetitos en la parte superior y colocamos las cerezas.



Et c'est fini. Tendréis una tarta para morirse.

Espero que os haya gustado, espero vuestros comentarios. 

Un beso.

Alba.


viernes, 22 de enero de 2016

MUFFINS CHOCOLATEADAS


¡Hola, hooooooolaa¡


¿Cómo estáis? Espero que bien y con muchas ganas de dulce J… Siento haber estado tan ausente pero enero y los exámenes no son compatibles con mi horno jijiji.

Pero bueno… os tengo preparadas algunas recetillas. Esta receta es una de las mejores que podéis utilizar para desayunar o merendar. Y es que son tan chocolateadas y esponjosas y deliciosas y mmmmmmmm…. Se me hace la boca agua. ¿Que de qué estoy hablando? Indudablemente de las deliciosas muffins doble chocolate. Unas muffins esponjositas de chocolate con chips de chocolate, muuuucho muuuuuuuucho chocolate (a todo el mundo le gusta el chocolate, ¿no? Jijiji.


Bueno no me enrollo más, preparad el molde, las cápsulas, un bol y una varilla… ¡Y COMENZAMOS!

Vamos con los ingredientes…

Ingredientes para 12 muffins chocolateadas:
-250 gr de harina de repostería
-75 gr de azúcar blando
-75 gr de azúcar moreno
-60 gr de cacao en polvo puro VALOR
-2 cucharaditas de levadura en polvo ROYAL
-3 huevos M
-2 yogures tipo griego naturales
-90 ml de aceite de girasol
-1 cucharadita de esencia de vainilla.
-6 cucharadas de leche
-150 gr de chips de chocolates (yo troceé una tableta de chocolate Nestlé postres)           
Vamos ahora con la preparación:
1)      Lo primero que tenemos que hacer es poner a precalentar el horno a 180 º C y poner las cápsulas en el molde.
2)      En un bol echamos el aceite de girasol y los dos tipos de azúcar y removemos. Después incorporamos los huevos uno a uno y batimos muy bien hasta que la mezcla sea homogénea
3)      A continuación, incorporamos los yogures griegos, la cucharadita de esencia de vainilla y la leche.
4)      En otro bol tamizamos los ingredientes secos (la harina, el cacao en polvo y la levadura).
5)   Ahora se incorporan los ingredientes secos a los húmedos en dos veces, y removemos hasta que la masa sea homogénea.
6)      Después en un bol echamos sobre los chips de chocolate una cucharada de harina (para que no se vayan al fondo) y removemos. Si no tenemos chips de chocolate podemos trocear una tableta de chocolate.
7)      Incorporamos los chips de chocolate y removemos.
8)      Ahora, con una cuchara de helado más grande que la que solemos usar con los cupcakes (sino tenéis pues dos cucharadas) vamos rellenando las cápsulas hasta los 2/3 de su capacidad, para que salgan unos muffins gorditos.
9)      Metemos el molde al horno y horneamos los muffins a 180 º C durante 20-25 minutos.
10)   Mientras vamos a preparar un almíbar para que estén más jugosos y no queden secos por arriba. En un cazo ponemos 100 ml de agua, 100 gr de azúcar moreno y media cucharadita de cacao puro en polvo. Llevamos a ebullición y apartamos. Dejamos templar un poco.
11)   Cuando los muffins estén listos, los pinchamos con un palillo para verificar que están bien hechos y los sacamos del horno. Los dejamos enfriar 5 minutitos en el molde y mientras les ponemos un poquito de almíbar por encima.
12)   Después los sacamos del molde y los dejamos enfriar sobre una rejilla por completo.




Y ya están listos. Un desayuno o merienda deliciosos. Si tenéis peques les van a encantar, aunque los mayores tampoco les van a hacer asco jijiji.
Os dejo este video para que veáis lo esponjositos que quedan...

video


Espero que os haya gustado la receta y que la hagáis prontito. Si tenéis alguna duda, dejad vuestros comentarios abajo.

Un besito


Alba

domingo, 10 de enero de 2016

LAYER CAKE "EMPIRE STATE DE OREO"

¡Hola, hoooooola!

¿Qué tal a tod@s? Como os prometí, aquí está la super receta de la layer cake de oreo. ¿Que porqué la he bautizado como "Empire State de Oreo"? Jajaja pues muy fácil, porque medía de altura nada más y nada menos que 20 centímetros de altura, entre las 5 capas y el relleno.


Esta tarta la hice para el cumple de mis hermanos y puedo decir que alucinaron con ella. Son amantes de las oreo, por eso aproveché la ocasión para crear esta monstruosidad de tarta. Es deliciosa, jugosa y la oreo le da un sabor más intenso y espectacular. Además no es nada difícil de hacer, sobre todo si tenéis los moldes que yo tengo para layer cake, que más abajo os mostraré.

Es el layer cake perfecto para cualquier cumpleaños o fiesta infantil y además no es nada pesada porque no lleva buttercream. ¿Quieres saber como se hace? Pues coge lápiz y papel y apunta...



Lo primero que tenemos que hacer es precalentar el horno a 170º C y preparar los moldes. Los moldes que yo he usado han sido los de layer cake de wilton. Tienen 15 cm de diámetro y son 5 moldes perfecto para hacer las capas de la tarta directamente. Tienen muchas ventajas: te salen las capas directamente y todas igualitas y no tienes que andar cortando e igualando. Además me costaron menos de 20 €. Son muy prácticos la verdad. Os adjunto una foto. Si por algún caso no podéis o no queréis conseguirlos, lo podéis hacer en un molde normal de 15 cm y hacer las capas con una lira o cuchillo. Después de precalentar el horno, cogemos los moldes y los engrasamos, bien sea con spray antiadherente (que es lo que yo uso y no lo cambio por todo, lo podéis conseguir en cualquier tienda de repostería) o bien con mantequilla y harina.


Una vez tengamos todo preparado vamos a ver los ingredientes que necesitamos...

Para 5 capas de bizcocho de 15 cm de diámetro:

-150 gr de harina de repostería
-80 gr de cacao puro en polvo VALOR
-1/2 cucharadita de levadura
-1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
-3 huevos M
-150 gr de mantequilla sin sal
-200 ml de leche entera
-2 cucharaditas de vinagre blanco o dos cucharaditas de zumo de limón (lo que tengáis más a mano)
-230 gr de azúcar blanco
-1 cucharadita de esencia de vainilla
-12 galletas tipo oreo
-1 pizca de sal

¿Lo tenemos todo preparado? Pues vamos a comenzar...

1) En un bol vamos a empezar mezclando todos los ingredientes secos (la harina, el cacao en polvo, la levadura, el bicarbonato y la sal) pasandolos por un tamiz o colador todo. Reservamos.
2) A continuación, preparamos la buttermilk. En una taza ponemos 200 ml de leche entera con las dos cucharaditas de vinagre o de zumo de limón (lo que prefiráis). Dejamos actuar esto 15 minutos, hasta que al remover con una cucharita encontréis pequeños grumitos, entonces estará listo. El buttermilk hace que el bizcocho esté mucho más jugoso.
3) Ahora vamos a coger las oreo y les vamos a quitar el relleno para reservarlo. Cogemos después las tapitas de las oreo, las echamos en una bolsa y con un rodillo o algo contundente le damos golpes hasta hacer pequeños trocitos. Reservamos los trocitos.
4) Comenzamos ahora sí con el bizcocho. En la batidora ponemos el azúcar y la mantequilla pomada y mezclamos durante 5 minutos a velocidad media-alta. Después echamos los 3 huevos uno a uno sin dejar de batir, sin echar el siguiente antes de que se mezcle el primero. Batimos hasta que esté bien integrado. Añadimos la esencia de vainilla y mezclamos hasta que esté todo homogéneo.
5) Ahora bajamos la velocidad de la batidora al mínimo y echamos los ingredientes secos intercalados con la buttermilk (mitad de ingredientes secos/mitad de buttermilk/mitad de los ingredientes secos/mitad de la buttermilk) y mezclamos solo hasta que esté todo bien mezclado, pues si batimos de más, el bizcocho nos saldrá muy duro.
6) Es hora de añadir los trocitos de oreo que hemos reservado antes a la masa. Damos un par de vueltas con la batidora para que se mezcle bien y paramos. Ya tenemos la masa lista.

Ahora cogemos los cinco moldes y echamos la misma cantidad de masa en cada uno (yo usé una cuchara de helado, así se que todos llevan la misma cantidad de masa y no tengo que pesarlos).

Metemos los moldes en el horno a 170º durante 20 minutos o hasta que al pincharlos con un palillo salga limpio (a mí no me cupieron los cinco moldes a la vez, así que metí tres y dos). Si usas solo un molde, deberás dejar la masa cociendo en el horno más tiempo, al rededor de 30-40 minutos o hasta que al pinchar el bizcocho este salga limpio).
Mientras vamos  preparar la crema. Yo no soy muy amante de la buttercream,  así que en esta receta he vuelto a utilizar el mix de nata vegetal de la nata puratos, que me encanta.
Para preparar la crema necesitamos:
-500 ml de nata vegetal PURATOS
-Azúcar glass al gusto
-60 ml de leche condensada
-6 galletas oreo para triturar
-La crema de las oreo reservadas (más la de las 6 oreo de ahora)

Preparación de la crema:
1)En la batidora (con el accesorio de varillas) echamos la leche condensada y la crema de las oreo y batimos hasta que ambas cremas se unan. A continuación echamos 50 ml de la nata y seguimos mezclando hasta que todo sea homogéneo, pero sin que se monte. Añadimos el resto de la nata y ahora sí, batimos hasta que se monte.
2) Trituramos las galletas oreo en una bolsa con el rodillo, pero esta vez debe quedar más finito.
3) Antes de que la nata esté totalmente montada, paramos la batidora, ponemos un colador sobre el bol y echamos las galletas oreo trituradas. Solo debemos añadir a la nata el polvito de la oreo y reservar los trocitos más grandes que se queden en el colador para la decoración final. Terminamos de montar la nata (recordad que debe quedar durita y firme)

En un momento vamos a hacer el almíbar para los bizcochos. En un cazo echamos medio vaso de agua, medio de azúcar, media cucharadita de cacao en polvo puro VALOR y una cucharadita de esencia de vainilla. Dejamos hasta ebullición removiendo para que no se pegue la azúcar y retiramos.

Cuando estén los bizcochos listos, los sacamos y les ponemos el almíbar por encima. Los dejamos en el molde 5 minutos y después los pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse.

Una vez estén fríos es hora de montar y decorar la tarta.

Para montar decorar la tarta necesitaremos:
-Las 5 capas de bizcocho
-La crema de nata y oreo
-Media tableta de chocolate con leche nestlé
-1 cucharadita de aceite de girasol
-Los trocitos de oreo más grandes reservados de la crema nata y oreo
-4 oreos partidos por la mitad para la decoración final


1)Lo primero que debes hacer es rellenar una manga pastelera con la crema de nata y oreo para la decoración final. Podréis utilizar la boquilla que queráis, yo usé una de estrella abierta.
2)Ahora, cogemos la bandeja donde vayamos a presentar la tarta y en el centro echamos un pegote de crema para que el bizcocho no se mueva.
3)Comenzamos montando la tarta. Ponemos la primera tapa de bizcocho, echamos la crema por encima (alrededor de 1,5 cm), la segunda tapa, otra vez crema, la tercera tapa, otra vez crema, la cuarta tapa, otra vez crema y la quinta tapa de bizcocho.
4)Ahora vamos a cubrir la tarta con la capa "atrapamigas", una capa muy finita para nivelar el bizcocho y para que después al darle la segunda capa no arrastremos migas. Metemos la tarta en la nevera 15 minutitos.
5)Sacamos la tarta de la nevera y echamos ya la segunda capa, más gordida (de 1 cm de grosor aproximadamente) e intentamos dejar la tarta lo más lisita posible con la espátula.
6)Es hora de preparar el chocolate para la decoración. En un vaso o taza echamos a trocitos media tableta de chocolate con leche nestlé y lo derretimos en el microondas en tandas de 30 segundos y sacándolo y removiéndolo para que no se queme. Después lo sacamos, lo dejamos templar, le añadimos la cucharadita de aceite de girasol y removemos bien.
7)Ahora, para hacer los "churretes" de la tarta, echamos vamos echando cucharaditas de chocolate templado justo en el borde de la tarta y empujamos un poquito el chocolate para que chorree hacia abajo, pero no mucho, sino saldrán unos churretes muy largos y feos. No hace falta que cubráis todo el centro de la tarta con chocolate, solo el borde.
8)Una vez que tengamos la decoración de chocolate lista, metemos la tarta en la nevera 5 minutos. La sacamos y con la crema de la manga hacemos ocho copetitos grandes y dos pequeñitos entre cada uno de los grandes. Decoramos abajo la tarta como queramos (yo hice una cadena con la misma boquilla).
9)Para finalizar, cogemos los trocitos de oreo y los echamos en el hueco del centro que nos ha quedado en la tarta, cubriéndolo bien para que no se vea la crema blanca. Terminamos la tarta colocando las medias oreos en cada copetito.



C'est fini! Parece una receta larga, pero me he intento explicar muy bien y por eso la he alargado un poco más. Espero que os guste la tarta y que la hagáis pronto, es una delicia que gusta a niños y a grandes. La tarta, debido a que lleva nata, debe conservarse en el frigo hasta comerla.

Gracias por estar ahí.

Besitos.


Alba

lunes, 4 de enero de 2016

MINI ROSCONCITOS DE REYES


¡Hola de nuevoooooo!

Ya que me he puesto antes con la receta del Roscón de Reyes relleno de nata y trufa, también decidí hacer estas cositas tan monas, para regalar a los primitos. Son mini rosconcitos de reyes. Son super faciles de hacer, porque si no quieres hacer dos roscones medianos, puedes hacer uno y con la masa sobrante hacer doce bolitas para hacer doce mini rosconcitos. Son muy prácticos porque son de una ración y los puedes envolver y regalar y además están buenísimos.
También puedes hacer la receta desde el principio, para ello aquí os dejo los ingredientes.



Ingredientes para 12 mini rosconcitos de Reyes:

-250 gr de harina de FUERZA
-65 gr de azúcar blando
-25 ml de leche entera
-25 ml de agua
-50 ml de aceite de girasol
-13 gr de levadura FRESCA de panadería
-La ralladura de media naranja
-La ralladura de medio limón
-El zumo de media naranja
-El zumo de medio limón
-10 ml de ron (bacardí por ejemplo)
-1 pizquita de sal
-1 huevo L o 2 huevos S

Elaboración:

1) El procedimiento es el mismo que para hacer el Roscón de Reyes, hasta el paso numero 4, donde en vez de hacer la forma de roscón hacemos bolitas del tamaño de una pelota de pin pon. Después seguimos dejando la masa fermentar hasta que doblen su volumen. Podemos cubrir las bolitas con un paño.

2) Una vez las bolitas han doblado su volumen es el momento de decorarlas. Las pincelamos primero con una mezcla de 1 huevo y un chorrito de leche. Después trocemos la fruta escarchada o confitada en trozos más pequeñitos y los disponemos en la bolita al gusto. Finalmente, en una taza echamos 4 o 5 cucharadas de azúcar y 1 de agua de azahar y removemos. Espolvoreamos con el azucar impregnada generosamente sobre los mini rosconcitos.

3) Es la hora de meter los mini rosconcitos en el horno. Este debe estar precalentado previamente a 200 º C. Introducimos los mini rosconcitos en el horno y los dejamos 4 minutos a 200 grados y luego bajamos la temperatura a 180 º durante diez minutitos.

4) Sacamos del horno y listos, los dejamos enfriar en una rejilla. Quedan divinos y el olor que queda en la cocina es inmejorable.

Espero que os haya gustado esta otra manera diferente de presentar el típico Roscón de Reyes.

Besitos para todos

Alba

ROSCÓN DE REYES RELLENO DE NATA Y TRUFA


¡Hola, hoooooooola!

Por fin puedo parar un momento para escribiros esta super receta que estabais esperando con tanta ansia. Pues debo deciros que esta receta ha nacido de un experimento loco que me dio por hacer ayer. Vi como todo el mundo estaba haciendo sus roscones y yo (que no iba a ser menos) me puse a investigar recetas de aquí y de allá. Lo cierto es que no me gustaba ninguna receta por completo, unas eran demasiado difíciles, otras más trabajosas, de otras me faltaban ingredientes... así que decidí hacerme mi propia receta del delicioso y tradicional Roscón de Reyes.




El Roscón de Reyes es el dulce de navidad por excelencia. Es un dulce tradicional español que se come para celebrar el día de Reyes, Es un bollo muy blandito con forma de rosca con una masa dulce que se puede decorar con rodajas de fruta escarchada o confitada de varios colores y suele rellenarse de nata, trufa, crema pastelera o incluso moca, aunque tradicionalmente se comía sin relleno.

A lo que íbamos, que no me gustaba ninguna receta, así que decidí hacer mi propio experimento. Por suerte este roscón que parecía no parar de crecer y de crecer ha resultado ser uno de los más esponjosos que he comido en mi vida, además de sabroso. El procedimiento es el habitual supongo, pero los ingredientes cambian a mi parecer.

No me enrollo más, ahí va la super receta del Roscón, experimento (yo lo he bautilizado Roscosaurio, porque no paraba de crecer y de crecer en el prefermento).

Antes de empezar con la receta, me gustaría dejar claras algunas cosillas. La primera es que la elaboración del Roscón conlleva varías partes: la elaboración de la masa, el prefermento o primer levado, la desgasificación, el fermento o segundo levado, el decorado y el horneado, (os iré explicando cada paso a medida que vaya avanzando en la receta).

Ahí van los ingredientes para un roscón monstruoso o dos roscones medianitos (yo prefiero los medianitos):

Ingredientes para 1 roscón gigante o 2 roscones medianos:

-500 gr de harina de FUERZA (tiene que ser de fuerza, no vale ni de repostería, ni de todo uso)
-125 gr de azúcar blanco
-50 ml de leche
-50 ml de agua
-100 ml de aceite de girasol
-25 gr de levadura fresca de panadería (no vale la ROYAL, ni la seca de panadería)
-La ralladura de una naranja
-La ralladura de un limón
-El zumo de una naranja
-El zumo de un limón
-20 ml de ron (yo usé bacardí)
-30 ml de agua de azahar
-1 pizquita de sal
-3 huevos M

Ahora que tenemos todos los ingredientes, vamos allá con la receta. Preparadas, listas, ¡ya!

1) La primera fase del roscón es obviamente el amasado. Éste se puede hacer a mano o a maquina (yo prefiero a maquina con la amasadora, sino es una muerte para tus brazos, pero si no tenéis amasadora se puede hacer igual). En primer lugar echamos la harina en un bol y hacemos un agujero en el centro simulando un volcán. En una taza echamos el agua y la leche, y la calentamos en el microondas durante unos diez segundos, que al tocarla esté tibia y no queme (no debe estar a más de 40º C porque matará la levadura y no levará la masa). Echamos la levadura fresca a trocitos y removemos hasta diluirla. Una vez diluida, echamos esto al hoyo de la harina junto con los huevos, las dos ralladuras, el azúcar, el ron, el agua de azahar, el zumo de naranja, el zumo de limón y la sal. Amasamos un minutito a velocidad media o hasta que esté todo un poco integrado y a continuación añadimos el aceite de girasol. Ahora viene una de las partes más "trabajosas" de la elaboración del roscón. Para que la masa quede perfecta se debe amasar así: 25 minutos con la máquina, 10 minutos dejar reposar la masa, 25 min de amasado con la máquina. 10 minutos dejar reposar la masa, 25 minutos de amasar y después tocaría el prefermento. Tras todo este tiempo la masa debería quedar lisa y elástica, sin ser casi pegajosa (aunque si se queda un pelín pegajosa es normal, no añadáis más harina que si no el roscón puede quedaros como una piedra). Para verificar que la masa está perfecta, simplemente estira un poco un trozo de masa (prueba de la membrana) y si se queda casi transparente y no se rompe la masa estará lista.

2) El segundo paso de la elaboración del roscón es el prefermento. Ahora debemos dejar reposar la masa entre 3 y 6 horas, según la humedad y el frío del ambiente, o hasta que doble su volumen (yo lo dejé toda la noche, pero en mi cocina hacía mucho frío). Si queréis dejarlo toda la noche os recomiendo que una vez que casi haya alcanzado el doble de su volumen metáis la masa en el frigorífico, así no se pasará de fermento).

3) Una vez que la masa haya doblado su volumen y parezca que vaya a cobrar vida y os vaya a comer (es broma, pero a mí me lo pareció... jajaja), llega el momento de la desgasificación, es decir, la parte en la que untamos la encimera de aceite, cogemos la masa y la amasamos un poco hasta que pierda la mayor parte de aire que ha cogido. Una vez hecho esto, es la hora de darle forma a tu roscón. Se vuelve a untar un pelín la encimera con aceite y se comienza a redondear el roscón. Después se introduce un dedo en el medio y se hace el agujero. Se va estirando y agrandando la masa hasta que quede de un tamaño medianito, (cuidado, no lo estiréis demasiado, que luego crece y se sale de la bandeja de horno), y lo ponemos en la bandeja de horno sobre papel vegetal. Para que no se nos cierre el agujero, podemos ponerle un molde de emplatar o un vaso untado con aceite para quitarlo mejor después.

4) Después de disponer el roscón sobre la bandeja de horno llega el momento del fermento o segundo levado. En esta fase el roscón debe volver a crecer y doblar su volumen pero ya con forma de roscón. Esta fase requiere entre 1 y 3 horas, según la temperatura y la humedad del ambiente. Podemos tapar el/los roscones con un paño.

5) Después de tres horas (que es lo que me tardó a mí en levar la segunda vez), y después de que el roscón haya crecido bastante, llega la parte más divertida. Es hora de decorar nuestro roscón. Lo primero que tenemos que hacer es pincelar nuestro roscón con una mezcla entre 1 huevo batido con un chorreoncito de leche. Lo pincelamos bien para que quede doradito en el horno. Después colocamos la fruta confitada o escarchada (yo usé guindas y fruta escarchada roja, verde, blanca y naranja confitada). En un vasito echamos cinco o seis cucharadas de azúcar y una cucharada de agua de azahar y lo removemos. Ahora espolvoreamos el azúcar impregnado en agúa de azahar generosamente sobre el roscón. Y listo para meter en el horno.

6) La última fase del roscón, pero no por ello menos importante, es el horneado. El horno debe estár precalentado a 200 º C, calor arriba y abajo, (lo puedes precalentar mientras decoras los roscones). Metemos el roscón y lo tenemos los primeros 4-5 minutos a 200 º C y después bajamos la temperatura a 170-180º C hasta que suba y se dore. Podemos verificar que está echo si introducimos un palillo y sale limpio.



Y ya tenemos un delicioso Roscón de Reyes para este día tan señalado. Ahora podemos dejarlo tal cual y comernoslo sin rellenar, que está riquísimo y muy esponjosito, o podemos rellenarlo con lo que más nos guste. Yo en éste caso lo he rellenado mitad de nata y mitad de trufa, porque es lo que más gusta en casa. Para el relleno necesitaremos...

Ingredientes para el relleno:
>Para la nata:
-250 ml de nata vegetal mix de la marca puratos
-75 gr de azúcar glass
>Para la "falsa" trufa:
-250 ml de nata vegetal mix de la marca puratos
-50 gr de cacao en polvo puro VALOR
-75 gr de azúcar glass

Tanto para montar la nata como para montar la trufa los utensilios deben estar muy fríos, así como la nata. Yo por eso lo meto todo 10-15 minutos al congelador.
>Para la nata: se echa la nata en el bol muy frío y se comienza a batir. Una vez que esté medio montada, se añade el azúcar glass. Se bate hasta que aparezcan surcos amarillentos en la nata, esto querrá decir que está bien montada.
>Para la trufa: igual que la nata, pero al añadir el azúcar glass se añade también el cacao en polvo puro valor.

Ahora solo falta partir el roscón por la mitad, rellenar mitad y mitad, poner la figurita y el haba envueltos en film transparente (esto es opcional, pero así es la tradición), cerrar el roscón y ya está listo.
Os aconsejo que si no lo vais a consumir en ese día lo cubráis muy bien con film transparente, para que no se reseque ni quede duro y quede tan esponjosito como el primer día.

Parece una receta larga, pero si sigues los pasos al pie de la letra te saldrán unos roscones divinos.



Espero que os haya gustado la receta, que experimentéis y no os de miedo, que salen milagros de los experimentos, como este y que os traigan muchos regalos los Reyes Magos y seáis muy felices.

Muchos besitos y hasta pronto,

Alba

viernes, 1 de enero de 2016

CUPCAKES DE VAINILLA, YOGUR GRIEGO Y CHIPS DE CHOCOLATE CON NATA



¡Hola, hoooola!

Lo primero, felizzz año nuevo amores. Que este 2016 esté cargado de momentos dulces para todos. Siento haber estado tan ausente, pero con los exámenes y las navidades he desconectado un pelín. Bueno pero hoy vengo cargadita de recetas y ahí va la primera. ¿Estáis buscando un cupcake super esponjoso, delicioso y nada empalagoso? Pues aquí lo tenéis: cupcakes de vainilla, yogur griego y chips de chocolate con topping de nata. Os aseguro que está deliciosísimo y no es nada pesado, vamos que puedes comerte 5 de golpe y ni te enteras. Ese saborcito a vainilla mezclado con las chips de chocolate es espectacular y si a eso le añades la esponjosidad que le aporta el yogur griego, mmmmmmm... Además, está decorado con  nata y virutitas de chocolate y no es nada empalagoso. Vamos, que es un desayuno o merienda perfecta para aquellos que no sean muy amantes del buttercream. ¿Quieres saber como se hacen estos bocaditos tan dulces? Pues sigue leyendo que te lo cuento...





Para empezar (esto lo voy a repetir mucho en las recetas de cupcakes) lo primero que tenéis que hacer es precalentar el horno a 170-180º C y poner las capsulitas en el molde para cupcakes (si no tenéis os aconsejaría que os hicierais con un porque es super cómodo, no se desparraman los cupcakes y salen muy derechitos y perfectos).

Vamos ahora con la masa:

Ingredientes para 18 cupcakes:

-300 gr de harina de repostería
-250 gr de azúcar blanco
-125 ml de aceite de girasol
-1 1/4 cucharadita de levadura ROYAL
-3 huevos M
-1 1/2 cucharadita de vainilla en pasta
-1 yogur griego natural
-1 pizca de sal
-Chips de chocolate (yo usé una tableta de nestlé postres partida a cuadraditos pequeños)

Preparación de la masa:

1. En un bol echamos el azúcar y el aceite y lo mezclamos todo muy bien. A continuación, cogemos los huevos y los incorporamos uno a uno a la masa, esperando a que se integre el primero antes de echar el siguiente.
2. Ahora echamos el yogur griego a la masa, que le aportará esponjosidad y sabor, y mezclamos todo muy bien. Después incorporamos la vainilla en pasta y seguimos removiendo hasta que la mezcla sea homogénea.
3. En otro bol tamizamos la harina, la levadura y la sal.
4. Incorporamos los ingredientes secos a los húmedos y removemos solo hasta que todo se haya mezclado bien.
5. Cogemos las chips de chocolate (si no tenéis, podéis hacer pedacitos una tableta de chocolate), las echamos a la mezcla y lo removemos todo muy bien.

Ahora que tenemos la masa lista, con una cucharada de helado (es muy útil para que todos los cupcakes tengan la misma medida) vamos rellenando las cápsulas hasta la mitad.
Metemos los cupcakes en el horno a 180 º C y los dejamos 20 min o hasta que introduciéndoles un palito este salga limpio.

Cuando los cupcakes estén listos, los sacamos del horno y los ponemos a enfríar sobre una rejilla. Es muy útil pintarlos un poco con almíbar con una brocha (esto hará que no se reseque la parte de arriba y queden más jugosos aún).
**El almíbar de estos cupcakes se hace poniendo en un cazo 100 ml de agua, 100 ml de azúcar blanco y una cucharadita de vainilla en pasta. Se calienta hasta que eche a hervir y se retira del fuego. Con esto podemos almibarar los cupcakes y así quedarán mas jugosos.


Nos pondremos ahora con la crema para la decoración. Es muy fácil, ya veréis. Yo la nata que uso es nata vegetal de la marca puratos, es la más buena que he usado, no se baja, no se corta y queda super dura. Además, tiene un saborcito a nube muy rico y no necesita apenas azúcar. Tampoco hace falta usar estabilizante ni queso crema ni nada, puesto que ya he dicho que queda super dura.

Ingredientes para la crema:

-250 ml de nata vegetal puratos (debéis tenerla en el frigo minimo medio día para que esté fría)
-50 gr de azúcar glass

Un consejo para que la nata monte bien es que esté muy fría, para esta o para cualquier nata. El bol y las varillas también deben estar muy fríos, así que yo lo que hago es meter el bol, las varillas y la nata en el congelador 15 minutillos antes de usarlos.

1. En el bol echamos 250 ml de nata vegetal y 50 gr de azúcar glass y montamos la nata con las varillas hasta que esté muy dura (tardará de 5 a 10 minutos)

Solo falta decorar los cupcakes.
1. Cogemos una manga pastelera, le ponemos una boquilla (yo usé una de estrella abierta) y la rellenamos de nata.
2. Cogemos un cupcake, ponemos la boquilla encima de él y hacemos una espiral hacia arriba, desde fuera hacia dentro, terminando en pico.
3. Para finalizar, rallamos un poquito chocolate y lo expolvoreamos por encime, y ¡listos!


Y ya los tenéis, unos cupcakes deliciosos, esponjositos y muy ligeros. Espero que os gusten.

Besitossss