martes, 3 de mayo de 2016

KIT KAT CHEESECAKE

¡Hola, hola y requetehola!

Aaaaaay que feliz estoy. Estoy taaaaan contentaa. Acabo de hacer el descubrimiento del siglo. La madre de las tartas de queso. La reina de las cheesecakes deliciosas. La cheesecake de kitkat. Todo chocolate boooooooooooom. Es una verdadera bomba, una muerte deliciosa, para los amantes del kitkat, la oreo y sobre todo, el chocolate. Es una mezcla perfecta, idónea, la receta suprema. Y todo ello fruto de mi despiste (por no comprar las cosas que hacen falta), y del azar. Así que con todo  mi amor, aquí está este experimento exitoso. Vamos con la receta.


Para la base del cheesecake (molde de 20 cm):

-154 gr de oreo (aproximadamente un carruchón).
-55 gr de mantequilla sin sal.

1) Para hacer la base, lo primero que tenemos que hacer es triturar las galletas oreo, ya sea en una picadora o aplastándolas con un rodillo a mano, hasta que queden unos trocitos muy muy pequeñitos, como si fuese harina.
2) Una vez que tengamos las galletas bien trituraditas, derretimos la mantequilla en el microondas en tandas de 15 segundos y una vez derretida la agregamos a las oreo trituradas y mezclamos muy muy bien para que todo se impregne de la mantequilla. Sabremos que la base está lista cuando la presionar un poco con la cuchara quede compacta.
3) Ahora, una vez que hallamos forrado nuestro molde con papel vegetal por abajo (para desmoldar mejor más tarde), vertemos la oreo y hacemos la base presionando la galleta hasta que quede bien compacta y lisita (os podéis ayudar de una cuchara o un vaso). Reservamos en el frigorifico para que quede más compacto.

Una vez preparada la base, es hora de preparar la masa de nuestro cheesecake. Para ello necesitaremos:
-400 gr de queso crema tipo philadelphia (no vale light, cuidadín).
-3 huevos.
-125 gr de azúcar blanco.
-200 gr de chocolate semi amargo, o negro.
-1 cucharada de maizena (o en el caso de que no tengáis,
-1 paquetito de kitkat (de los 3 que vienen en un paquete).

Vamos a ello:
Precalentamos el horno a 160º C, calor arriba y abajo (150 º si es ventilador):
1) En un bol echamos el queso crema y lo batimos durante 1 minuto. A continuación agregamos el azúcar y los huevos y batimos.
2) Derretimos el chocolate en el microondas en tandas de 30 segundos y siempre removiendo para que no se queme. Una vez ya esté bien derretido lo añadimos a la mezcla y batimos bien, pero no en exceso. Para que el cheesecake quede planito, no se baje ni se agriete durante el horneado, uno de los factores importantes es el tiempo de batido, recordad no pasaros, solo batid hasta que esté todo homogéneo.
3) A continuación, agregamos la cucharada de maizena y batimos. Agregamos el paquetito de kitkat troceado.
4) Echamos la masa al molde, (mejor si es desmontable), damos unos golpecitos y al horno a 150º C (140º C si es ventilador), durante una hora aproximadamente. El tiempo de horneado también es un factor crítico en un buen cheesecake. Después de haber pasado una hora, apagamos el horno y dejamos el cheesecake reposar una media hora más. Una vez pasada la media hora, abrimos un poco la puerta del horno para que se escape el calor. Después de esto ya podemos sacar nuestro cheesecake.
5) Ahora lo que debemos hacer meterlo en la nevera mínimo 5 h, pero lo mejor es dejarlo toda la noche.

Cuando nuestro cheesecake haya reposado en la nevera y esté fresquito, es hora de preparar la salsa de chocolate y caramelo. Necesitaremos...

-100 ml de nata para montar.
-125 gr de chocolate con leche NESTLÉ
-60 ml de salsa de caramelo o toffee (que a su vez se hace calentando 100 gr de azúcar blanco hasta el punto de caramelo, sin remover. Después se le añaden 80 ml de nata caliente, cuidado que hierve y para finalizar 25 gr de mantequilla).

1) Ponemos la nata a calentar hasta que hierva.
2) Troceamos el chocolate en un bol y echamos la salsa de caramelo. Agregamos la nata hirviendo. Dejamos reposar un minuto y a continuación removemos hasta que se derrita todo el chocolate.

Para finalizar nuestra tarta, la sacamos de la nevera, la desmoldamos con mucho cuidadito y con la ayuda de una espátula, troceamos los otros dos paquetitos de kitkat que faltaban, los echamos por encima y vertemos la salsa de chocolate y caramelo.


Y listo, a disfrutar de este placer para el paladar. Debéis conservar la tarta en la nevera para que esté bien bien fresquita. Espero que os haya gustado la receta, que os unáis a mi blog y si tenéis alguna duda me la pongáis en los comentarios.


Un besito y hasta pronto.

Alba.



8 comentarios:

  1. Eres una artista Alba. Me encantan tus recetas. Tienen todas una pinta... Mmmmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias corazón. Me alegro muchísimo que te gusten :)

      Eliminar
  2. Que buena pinta tiene.... este fin de la haré gracias Alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, espero que te haya gustado ;)

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días! Se podrían doblar las cantidades sin problema? Es que no trato mucho aún con las cheesecakes y me preocupa que si es grandota se venga abajo, la quería para unas 25 personas. Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, sin ningún problema, tal vez tengas que agrandar un pelín más el tiempo de horneado de 15 a 20 minutos y luego hacer los otros dos pasos igual para que la cheesecake quede planita y no se te hunda. Un beso, ya me dirás como sale <3

      Eliminar